Azucarera presenta Reposterapia

Azucarera y Fundación Grandes Amigos te ponen en contacto con personas mayores en situación de soledad y sus recetas de repostería y de vida.

La campaña es obra de la La Buena, nueva agencia creativa de la marca.

Azucarera, de la mano de la Fundación Grandes Amigos, ha creado un espacio de encuentro entre personas mayores en situación de soledad y voluntarios más jóvenes. La iniciativa, que han denominado “Reposterapia”, consiste en organizar encuentros en los que los mayores comparten recetas de repostería y sabiduría de vida con generaciones más jóvenes.

“Es una forma de compartir experiencia y sabiduría. El objetivo es acompañar a las personas mayores en situación de soledad y no dejar que se pierda el legado de una generación”, afirma Carol Durán, directora de estrategia de Azucarera.

También se podrá acceder a las recetas y los consejos vitales de los mayores a través de la página web www.reposterapia.es Del mismo modo, quienes estén interesados, pueden hacerse voluntarios para establecer contacto con los mayores, ya sea presencialmente, por teléfono o a través de las redes sociales, donde incluso habrá un consultorio online.

La campaña es obra de la agencia creativa La Buena, que ganó en febrero la cuenta tras un concurso de agencias. Se trata de la primera acción de la marca bajo su nueva plataforma de comunicación #UnPuñadoDeNaturalidad. Tendrá presencia en TV, Digital y Punto de Venta. Para la realización de todas las piezas se ha contado con personas mayores reales de la fundación.

Según Álber Fernández, fundador de La Buena: “Con esta campaña la marca pretende ofrecer bienestar tanto a los mayores como a la sociedad. A unos les viene bien un poco de compañía y a otros nos viene genial un poco de su sabiduría.”

“Reposterapia” para mejorar el bienestar de los mayores y de la sociedad de hoy

Las personas mayores son generalmente los más afectados por la soledad, lo que implica un mayor riesgo de problemas físicos y mentales. Para los mayores los beneficios son enormes, ya que se trata de una actividad estimulante, que les hace sentirse ocupados y ejercitar la mente, que fomenta la sensación de independencia y que puede ayudar a retrasar el deterioro cognitivo e incluso mejorar la autoestima.

Para las personas jóvenes el beneficio también es evidente: compartir tiempo, y conocimiento – lecciones de vida – con los mayores les ayuda a relativizar los problemas de hoy en día: quitarle hierro a las cosas que no son importantes, no estresarse tanto, no “sobreracionalizar” ni “sobrepreocuparse” demasiado… Una sabiduría que se ejemplifica muy bien en su estilo de cocina a base de “puñados”, sin seguir unas medidas o unas normas estrictas.

José Ángel Palacios, coordinador de Comunicación y Fundraising de la Fundación Grandes Amigos, explica que “los jóvenes vamos siempre muy deprisa, pensando que el aquí y ahora es lo que importa. Esta sociedad tan cortoplacista nos hace olvidar las cosas que realmente dan sentido a la vida y, además, impide que nos visualicemos en nuestra propia vejez, en la que estaremos todavía más solos. Y relacionarnos con las personas mayores nos puede ayudar a las dos cosas.”

Cookie Consent with Real Cookie Banner